No es sólo la automatización. Otras cuatro razones por las que podrías perder tu empleo

¿Eres de los que piensan que los robots y la inteligencia artificial pueden quitar empleos? Quizás no te has preguntado otra cosa, y es que se trata de una tendencia global.

Ya no es sólo cuestión de las máquinas, o de que la inteligencia artificial posibilite la automatización de trabajos que hasta hace poco eran imposibles de automatizar.

Hay muchos otros motivos, bien estudiados durante muchos años, que van a provocar la pérdida masiva de empleos en los años venideros.

¿No te lo crees? Vamos a verlos.

La singularidad

Nunca, en la historia humana, ha habido tantos ingenieros y científicos vivos a la vez. La ciencia nunca jamás ha avanzado tan rápido como lo hace hoy día.

Además, actualmente todo está monetizado. Hay un interés económico muy grande en desarrollar tecnología. Puede suponer la diferencia entre ganar o perder contra tus competidores.

El corazón de la singularidad, sin embargo, proviene del hecho de que los progresos pueden apoyarse sobre los avances anteriores para desarrollarse más rápido. Esto provoca una explosión de progreso exponencial, en la que cada paso que se da es el doble de grande que el anterior.

Un ejemplo de esto es la ley de Moore, en la que los chips electrónicos duplican su potencia cada 3 o 4 años.

Pero según Ray Kurzweil, una persona que ha estudiado profundamente el fenómeno de la singularidad, esta tendencia exponencial se da en casi todas las ciencias y tecnologías existentes.

La informática es el ejemplo más claro, pero otras ciencias como la biología o la medicina también sufren la misma tendencia de progreso explosivo.

Esto acelerará enormemente la pérdida de puestos de trabajo no cualificados, dejando lugares sólo para aquellas personas expertas en materias de muy alta cualificación.

La globalización

Muchos siglos atrás, los países se odiaban los unos a los otros.

Muchos factores sociales (religión, guerra y culturas) impedían el comercio adecuado entre las grandes civilizaciones.

El mundo ha cambiado mucho desde entonces.

Las guerras han sido sustituidas por grandes tratados comerciales y las bolsas de todo el mundo se alimentan del dinero de otros países. Unos se prestan deuda a otros, o exportan e importan materias primas y servicios de todo tipo.

Amazon, por ejemplo, obtiene la mayoría de sus beneficios desde fuera de EEUU. Lo mismo ocurre con Google, Alibaba y otros muchos conglomerados internacionales.

Ahora tu competencia no son las empresas regionales, o de tu pais. Tu competencia es todo el planeta Tierra.

Esto no aplica sólo para las empresas, sino también para los empleados. Cualquier persona desde China, India o Australia podría competir por tu empleo. Esto nos lleva al próximo punto.

Internet

Si hay una tecnología disruptiva por sobre todas las demás, esa es Internet.

Es mediante Internet que una persona, desde la otra punta del planeta, podría sustituir tu puesto de trabajo por mucho menos dinero.

Puede que en su país, ese sueldo que tú consideras tan bajo sea de clase alta.

Hace un mes se consiguió en China la primera operación quirúrgica a distancia, ¡a más de 30 kilómetros! Un animal fue operado por un cirujano mediante un robot controlado gracias a la tecnología del 5G.

Si esto es posible hoy, ¿qué será posible en 10 años?

Además, todas las oficinas corren el riesgo de desaparecer. El futuro son espacios virtuales. Todos los empleados trabajaremos en casa.

Un sistema de realidad virtual, conectado a un Internet de alta velocidad, permitirá que personas desde todas partes del mundo trabajen en una “oficina virtual”, de forma similar a como juegas ahora un videojuego, sólo que mucho más inmersivo.

Independientemente de la profesión que tengas, es posible que una persona sustituya tu puesto por mucho menos dinero, a mucha distancia de donde tú vives.

El propio sistema capitalista

Cada vez la productividad es mayor. El sistema se retroalimenta. La riqueza es cada vez mayor y eso va a alcanzar una masa crítica. Los materiales se vuelven más baratos.

Antes todo era el sector primario, luego viró al secundario, luego al terciario… y ahora se formará una super élite del sector cuaternario (donde prima la creatividad y el desarrollo personal ante todo).

Al principio, casi toda la gente trabajaba en el sector primario: la agricultura.

Después ocurrió la revolución industrial, y mucha gente fue a trabajar las fábricas (el sector secundario).

Poco a poco, la gente derivó al sector terciario, el de los servicios, donde nos encontramos hoy.

Hoy en día el capitalismo domina el mundo. Esto tiene sus beneficios y problemas. La productividad no para de aumentar desde hace dos siglos, con la revolución industrial (aunque los sueldos no mejoran, señal de que algo no va bien).

Pronto, las máquinas destruirán puestos de trabajo en los tres sectores (primario, secundario y terciario) a la vez.

Sólo quedarán unos cuántos trabajos: los del sector cuaternario (el cuarto sector), en el que prima la creatividad de las personas. Pero no todas las personas son creativas ni van a poder reciclarse para esto.

Es cuestión de tiempo

Como puedes comprobar, hay muchos motivos por los que puedes perder tu empleo en el futuro. No se trata sólo de robots, sino de todos los cambios que se están dando en el mundo.

¿Y tú? ¿Qué opinas sobre esto? ¿Crees que conservarás tu empleo en 10 años? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s